DÉJATE DE MIERDAS

Hay dos tipos de mierdas: las interiores y las exteriores. Las exteriores (situaciones y gente tóxica, guerras, gobiernos de mierda…) suelen ser tremendamente difíciles de controlar, pero las interiores pueden ser más fáciles de evacuar. Porque cagar es un placer y cuando sacas toda la mierda que llevas dentro, literal y figuradamente, te sientes mucho más libre y liviano.

Desde pequeños nos han inculcado cierta predisposición a tragar toda la negatividad que nos rodea sin protestar. O a generarla en base a nuestro egoísmo e incapacidad para empatizar con lo que nos rodea. Y, por otro lado, a justificar la oscuridad que generamos sobre los demás en base a los traumitas causados por otros comportamientos tóxicos, creando una espiral de mierda sin fin sin que nadie tire de la cadena.

Ninguno estamos exentos de mierda. Es imposible ser impermeable a los malos modos y actitudes de quienes nos rodean y que nos generan una serie de actitudes venenosas que luego vertemos sobre los demás.

Los traumitas no superados ni tratados nos convierten en seres acomplejados, siempre a la defensiva y tremendamente complicados. Y lo peor es no ser consciente de ello. Porque además todos esos traumitas mal gestionados se traducen en miedos e inseguridades que limitan enormemente tu capacidad de autonomía y avance en la vida y acaban afectando a los demás también. Y no es culpa de la sociedad: la culpa es de tu entorno más cercano y de un suelo suficiente abonado de excrementos como plantar la semilla adecuada.

Volvemos a la espiral: gente con mierdas que ensucia de heces al resto y la cosa no acaba a no ser que alguien sea consciente de que no tiene que aguantar los ñordos de nadie y que nadie se merece los suyos propios pero que, si te los lanzan, los pares, esquives y gestiones de la mejor manera posible para que estos no se esparzan como un ventilador de restos fecales. Es por tu bien personal y por el bien de la sociedad.

No es fácil evitar el germen de las mierdas, el tema es tremendamente complejo, pero un principio de solución empieza por tener mayor autoestima y mayor conciencia del bien común y del avance en la sociedad. Con esos dos ingredientes la digestión empieza a aligerarse a pesar de los múltiples dramas.

Así que ponlo en práctica. Déjate de mierdas, tira de la cadena.

Ver esta publicación en Instagram

BE FREE & DÉJATE DE MIERDAS

Una publicación compartida de ATZUR (@atzurweb) el

PD: Este tema da para un libro entero, ¿no creéis? 😉

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*